Archive | septiembre 2014

Satánico vs. Regidor mustio y mojigato

Queremos dejarle al Regidor de Industria y Comercio del ayuntamiento municipal de Tehuacán, Puebla, Jesús Hernández esta muestra de que hacen los metaleros en México y que tan diabólicos son sus acciones y su música. Es necesario que lo vea y que nos diga:
¿Qué está haciendo él que ayude a nuestro pueblo tehuacanero?
¿Ha podido él reunir los más de 2 millones de pesos que estos satánicosmetaleros han reunido o sólo ha logrado en contubernio con otros regidores y la administración municipal desaparecerlos de las urnas municipales?

Uno de los rasgos más apreciados por los amantes del heavy metal es sin duda su larga cabellera. Conseguir que uno de ellos se rape de manera voluntaria tiene mucho mérito, pero lograr que cientos pasen por la maquinilla puede considerarse todo un milagro. Pues bien, ese milagro ha sucedido. La responsable de esta hazaña es la asociación mexicana Casa de la Amistad, que ha llevado a cabo una sensacional campaña en la que los heavys han mostrado su lado más solidario. Por una buena causa han sido capaces de cortarse lo que más quieren.

El objetivo de la acción era organizar un concierto de música heavy llamado HairFest. Pero tal concierto tenía una pequeña particularidad jamás vista antes: las entradas le salían gratis a aquellas personas que se cortaran el pelo.

¿Por qué hacían tal cosa? Se trataba de una campaña para ayudar a niños con pocos recursos que padecen cáncer y no pueden costearse una peluca, un elemento que les fortalece psicológicament durante el tratamiento de quimioterapia.

Los resultados de la campaña han sido espectaculares, ya que los asistentes se volcaron con la causa y donaron cabello suficiente para confeccionar 107 pelucas. Tal cantidad de pelo equivale a lo que se consigue recaudar en un año completo, con un valor estimado de más de 160.000 dólares.

Mahtlahtli Ollin Tonalli et al

Ignorancia satánica

El satanismo no consiste en efectuar 
sacrificios ni en adorar al diablo. 
El diablo no existe.
El satanismo es una cuestión de adoración 
a uno mismo, porque uno es responsable 
por su propio bien y mal 
Marilyn Manson

jesusamadorhernandezDespués de muchas trabas, semanas de trámites y una buena lana, el Festival rockero y metalero Tierra de Dioses obtuvo el permiso del Ayuntamiento Municipal. El Regidor de Industria y Comercio Jesús Amador Hernández expuso sus consideraciones para no otorgarles el permiso requerido en primera instancia, este junior imbuido por las prácticas nepóticas familiares y de esta administración señalo: ese género de música es satánica. Sin embargo, finalmente otorgó el permiso cuando los integrantes de esta producción le aflojarán $15,000.00 m.n. y se olvidó de Satanás. Sólo esperamos que esa lana haya sido para las arcas del municipio y no para agrandar los bolsillos de él o los otorgantes del permiso.
El Rock ha tenido distintas formas de expresión permitiendo la interpretación desde distintas ópticas sociales, e incluso permitiendo establecer algunos efectos estereotipados que demuestran su elemento negativo y casi nuca se valora desde la posición de la necesidad juvenil de rebeldía social. El Rock es una parte de la cultura de masas, atravesada por las drogas transversalmente, pero eso no indica que todo rockero es drogadicto, ateo, ni mucho menos antisocial, sino que los jóvenes son rebeldes por excelencia, el problema es que cuando somos adultos olvidamos que alguna vez fuimos jóvenes.

Existen muchas opiniones, diversas historias, leyendas urbanas y creencias sin fundamento sobre el tema del Satanismo y su influencia en el Rock y el Metal; la mayoría de ellas infundadas y con poca o nula capacidad de argumentación.

¿A qué satanismo se refiere el regidor nieto del difunto cacique de la CCN?
Satanismo Tradicional. Luciferismo. Demonolatría. Satanismo simbólico. La Iglesia de Satán (de Antón LaVey). El Inner Circle.

El hablar tan sólo porque se tienen cuerdas vocales, lengua y boca no hace que lo que hablamos sea verdadero, preciso o irrefutable. De hecho, la mayoría de las veces se habla para llenar el espacio de la ignorancia que se tiene, sin importar que se habla. o se dice: ejem. observen el discurso del Director de Comunicación Social de la Sindicatura. Es práctica común de los mentirosos, los prepotentes, los políticos, los merolícos, los comunicadores, hablan para que sus palabras escondan su ignorancia o para no dar tiempo a ser descubriertos en su ignorancia por quienes si saben que están diciendo o aquellos quienes cuestionan sus declaraciones y decisiones.

¿Escuchar  música de rock o la metalúrgica es satánico?
Claro que no.

¿Quiénes lo consideran así?
La iglesia y la mal interpretación de la Biblia. Inicia con el pecado original o el pecado satánico, continúa con el despertar a la pubertad, pero también, con la mitología urbana creada por clérigos y mojigatos; si te masturbas te crecerán pelos en la mano, es un acto satánico; si  el tornillo se endereza, es un acto satánico; si miras a una mujer con deseos sexuales, es también un acto satánico; el sexo, es un acto satánico sí lo llevas a cabo sin el propósito de la procreación; si tienes el pelo largo y eres hombre; si te rapaste y eres mujer; podríamos citar cientos y miles de actos considerados por la iglesia y a su vez por su socios, los regidores municipales, presidentes auxiliares, los gobiernos conservadores, retardatarios, tiránicos y republicanos, los mochos y dos caras de cualquier filiación posible.

Todos hemos escuchado las barbaridades de cierta gente ignorante que afirma y asevera que el rock y ahora el metálico son música del diablo. Información prejuiciosa y sumamente dañina que aun hoy por hoy, es transmitida por curas pederastas y violadores, por el clero en general; por padres mochos;
cínicos de closet; pornotimotaros; miedosos institucionales y represores mercenarios, todos ellos predisponen a la gente a rechazar el rock y el metal.

Tal vez muchos creíamos que este tipo de idioteces era propio y característico desde mediados del siglo XX  cuando surgieron estos movimientos musicales y tal vez un par de años del siglo XXI, sin embargo, investigando descubrimos que en el pasado, mucho antes del tiempo de nuestros abuelos, se despreciaba ciertas corrientes musicales, ciertos músicos e incluso, ciertos instrumentos musicales, por ser considerados del diablo. Se prohibía que se escuchara la música de prostíbulo y prostitutas de Agustín Lara; se condenaba a cualquiera que escuchara y bailara el Charleston; se castigaba con las flamas eternas a quiénes pegaditos bailaban el danzón, incluso el Vals fue satanizado; la música de Paganini aseguraban que conduciría al infierno mismo a quién la escuchara.

Para nadie es secreto que por el carácter contestatario, rebelde y distinto del rock y el metal se presenta a los no conocedores como con un halo de misterio, incluso llega ridículamente a crearles temor sobre los contenidos o mensajes de estos estilos musicales.

Ellos  dicen: todo el rock y el metal son satánicos, este es uno de los preceptos que más usan las viejas que van a rezar hipócritamente a la iglesia o los profesores de la SEP o escuelas religiosas privadas que no saben dónde están parados, dicen: los integrantes de tal banda aman a satanás, la letra de escaleras al cielo al revés y traducida al portugués antiguo es parte de un ritual para llamar al pata de cabra, los tipos de Kiss son adoradores del demonio y el espantoso ruido que hacen los metaleros nahuas de Tehuacán los clasifican como adorandores de Hutzilopochtli y Satanás.

Esto es una verdadera estupidez, aunque es cierto que existen bandas satánicas, estas son la minoría en todo el espectro del rock y el metal, pero, eso que la gente llama satanismo no es más que contra cultura, oscurantismo, búsqueda de temas distintos, encaminado hacia el misterio y lo desconocido, pero en ningún momento hacia el satanismo.

Mas satánico es descubrir que todos los que satanizan el Rock y el metal, se emocionan, aplauden, babean y se congratulan al ver a una niña de once años moviendo el culito al son de “La Gasolina”, mientras varios tipos sádicos a su alrededor piensan en tener sexo con ella, eso sí huele a perversión y a Satanás, de la misma forma cuando leemos en la prensa que un cura violó a un menor o manoseo a una niña.

La razón por la cual la gente dice que  el Rock y el Metal son satánicos es sólo por ignorancia, ni siquiera saben que género de Rock o Metal (en el rock hay más de 40 tipos y en el metal más de 60 subgéneros) es el que ellos llaman satánico. Su ignorancia los lleva a decir que todo el rock y el metal son satánicos. Es como si nosotros dijeramos que toda la curia desde el Papa hasta los acólitos son
pederastas y violadores de niñas, monjas, niños y adolescentes. O que todos los creyentes son mojigatos. Las generalizaciones se hacen por ignorancia o en un intento de excluir o incluir a una persona o grupo a lo que ellos llaman la buena sociedad o las elites sectarias a las que ellos pertenecen.

Usando el marco de referencia de creyente católico, apostólico, romano o de cualquiera de sus sectas a la que pertenece el Censor Municipal debemos de recordarle que la música que él oye cuando se revuelca con su amante es  música de narcorridos prohibidos y canciones hechas y cantadas para alabar a asesinos, violadores, golpeadores de mujeres y niños, criminales y que cuando se emociona con el género del Perreo y se le antoja bailarlo con cualquiera que se deje, sus gustos y placeres está más cerca de lo satánico que lo que el prohíbe por satánico – citando a los estudiosos bíblicos y anti satánicos que nos dicen que:
…ser satánico es estar alejado de Dios y que más lejos de Dios que aquel, que miente, roba, desea y fornica con la mujer de su prójimo, ultraja y no venera a su Señor.

“…..tú lo que buscas es perrear, que te agarre por detrás,
pero a lo animal que te agarren duro y ten el tas-tas…”
“..tú lo que quieres es perreo, que te perree bien violento,
quiero que muevas todo eso para que sientas mi muñeco..”

Mahtlahtli Ollin Tonalli et al

El servilismo utilitario municipal

Si pasas la mayor parte de tu vida 
recibiendo órdenes o besando culos,
Si te acostumbras a la jerarquía
te convertirás en pasivo-agresivo
sado-masoquista, servil y estúpido
y llevarás ese peso a todos los aspectos 
del resto de tu vida.
Bob Black

La fenomenología  del lambiscón* 

Dícese en general, de aquellos que en la búsqueda, o conquista, de un beneficio (casi siempre relacionado con bienes, servicios o dinero) descienden su capacidad de crítica hasta el nivel de cero. Que histerizan voluntariamente su vocabulario y conducta referencial con halagos a quemarropa, lisonja oportunista, obsecuencia voluntarista donde reina una moral de reptil.
Dícese también del hábito estereotipado con que militan ciertos funcionarios que, al asumir sus cargos nuevos, ejercen apresuradamente el arte del lambiscón, en todo ocasión de saludo, discurso u ofrenda a sus jefes. Dícese incluso del estilo que muchos gerentes practican con avidez para cuidar, prolongar o afianzar sus puestos. En fin, dícese de todo aquel gesto (primo hermano de la auto-humillación) al que recurren, unos por obligación y otros por placer, a diestra y siniestra. Herencias de la estética burguesa.

Lambiscones hay por todas partes, son ya ingrediente inventariado de muchos paisajes cotidianos. Van y vienen con su inefable proclividad al zarandeo de los egos para hacer que caiga el fruto de los favores clandestinos, unas veces vacuos y otras no tanto. Los lambiscones proclaman sus métodos como coartada perfecta y como doctrina de uso, la creen eficaz y eficiente, la creen necesaria y la creen ejemplar. Eso encanta a los jefes. Un séquito de lambiscones bien entrenados suele ser la envidia de muchas oficinas. En algunos países “lejanos” aún hay jefes que se intercambian lambiscones como otrora se intercambiaban los esclavos. Eso da satisfacción a los jefes. Plenitud de autoritarios.

Los lambiscones son maestros de cierto empirismo muy de moda en nuestros días y muy conveniente para los devaneos de la mayor parte de los burocratismos. Se sabe de grandes lambiscones que dejaron su huella en las páginas históricas del tráfico de influencias, del reino de las calumnias contra –incluso- otros lambiscones, del ascenso vertiginoso a cargos insospechados. Hay lambiscones para todos los gustos y todos los disgustos. ¿Hace falta poner sus nombres?……………………………

Un lambiscón profesional es primeramente un mercenario de la saliva. Va por el mundo diariamente –disciplinadamente- cortejando oídos, seduciendo vanidades… no para ni un minuto. Lambisconea a destajo, a unos y a otros, para bien o para mal. El lambiscón profesional se lambisconea –incluso- a sí mismo y no tiene pudor alguno en lambisconear a cualquiera, al azar, en su presencia o a distancia, por el sólo hecho de auto-regalarse lisonjas personalizadas. Arte de confirmarse en su talento agudo, en el arte conspicuo de lambisconear a quien convenga como modus vivendi. Todo lambiscón que se precie es selectivo por antonomasia. Sólo se lambisconea a quien se puede sacar algo de provecho. Esa es la ética rigurosa de todo lambiscón que, con cierta experiencia, pretende que no se le note. El arte mayor del lambiscón radica en hallar su presa y lambisconearla mientras sirva. Hay, de seguro, un tráfico secreto de presas usadas por el gremio de los lambiscones, se intercambian por favores y se cotizan con valor mercado.

Género y número

El lambiscón precoz es proclive a la maledicencia contra quienes los detectan con facilidad. Al lambiscón le gusta ser notado pero bajo cierta discreción, no tolera demasiadas luces, su ser es la opacidad y su “caldo de cultivo” son ciertas sombras rinconeras muy frecuentas en las salas de espera de los jefes. Por sus habilidades publicitarias el lambiscón es presa fácil de los servicios de inteligencia, que suelen usarlo contra su voluntad e incluso sin que se entere, para difundir, trasfundir o refundir el prestigio de alguien, individualmente o en grupo. Porque el lambiscón es un chismoso de la vanidad, un leguleyo del amor propio, un lenguaraz del ego enamorado de ese oficio añejo que consiste en hacerse la vida fácil gracias a lambisconear a quien se deje. Incluso a quien no. Y a muchos les funciona tan bien que pasan a llamarse “políticos”, pasan a ser jefes o pasan a creer que acumular poder radica sólo en la ecuación: “yo te lambisconeo, tú me lambisconeas, él nos lambisconea……………………”

Lambiscones hay de todo tipo, una clasificación exhaustiva, aún en proceso de elaboración, puede remontar 250 especies con facilidad. Pero los hay con características muy peculiares en cada escenario del mercado de las vanidades. Se les ve con frecuencia en oficinas de gobierno, de empresas, bancos, iglesias, universidades… se los ve con trajes de marca o vestidos deportivamente, se los ve en los supermercados o en los parques recreativos. Van al cine, al teatro, leen Best Sellers y hacen cualquier cosa por sostener una charla “amistosa” y “culta” que pueda servirles para la lisonja a quemarropa, para el escarceo salivoso de los halagos fáciles… en fin son maestros de la infiltración y cualquier pretexto les sirve como Caballo de Troya preñado con halagos y en pleno desfonde. Frecuentemente desmedidos, inmerecidos, gratuitos. No sabemos cuántos son exactamente, cuántos habitan por kilómetro cuadrado, cómo se reproducen ni cómo se retroalimentan… pero de que los hay, ¡los hay! ¿Los has visto?…………………………

Notas
Fenomenología:
1 f. Estudio de los fenómenos.
2 Fil. En la obra de Hegel, dialéctica del espíritu que presenta la evolución de la conciencia humana hasta llegar al saber absoluto. Fil. En la obra de Husserl, método descriptivo, fundado en la intuición, que se propone descubrir las estructuras trascendentales de la conciencia y las esencias.

* Persona que se muestra siempre favorable a los intereses de otra por conveniencia, Arrastrado, Espurio, Pelele, Mentiroso, Lisonjero, Franelero, Adulador, Chupamedias, Olfa, Manyaoreja, Lambe calcetines, Lameculos, Lambiche, Servil o Vil Ser, Lamebotas, Gato, Chalan,

Fernando Buen Abad D.

Incesto y carnicería plástica

Amor impropio: el incesto, la gran carga de María Félix

Sergio Almazán muestra un perfil más íntimo de la diva en “Acuérdate, María” (Planeta, 2014), la primera novela sobre uno de los más grandes iconos del cine mexicano. El autor trabajó sobre la hipótesis del único amor que doblegó a “La Doña”: el de su hermano Pablo.
Más allá del mito, María Félix (1914-2002) era una mujer “tímida, enjuta, obsesiva y atormentada”. Su principal culpa fue la del amor incestuoso que sentía por su hermano Pablo, asegura Sergio Almazán, quien muestra un perfil más íntimo de la diva en: “Acuérdate, María” (Planeta, 2014), la primera novela sobre uno de los más grandes iconos del cine mexicano.

Para el autor, la realidad de la actriz era tan avasalladora que la literatura se volvió herramienta indispensable para revelarla en las últimas horas de su vida. Si contaba esta historia como biografía, nadie me lo iba a creer”, sostiene el periodista, quien afirma que “en el momento previo a la muerte, los seres humanos siempre se sinceran con la vida”. Aclara que todos los personajes que conforman la obra fueron reales e incluso se respetaron sus nombres. “Me interesaba mostrar a una mujer de carne. Este libro es el ajuste de la gran historia de María, a quien nadie ha dimensionado de forma correcta”.

El perfume del incesto
A través de una técnica periodística que incluyó entrevistas, definición de patologías psicológicas e investigación documental en diversos países como México, Colombia y Francia, Almazán trabajó sobre la hipótesis del único amor que doblegó a La Doña: el de su hermano Pablo, quien se dio un tiro en la sien durante su estancia en el Colegio Militar, lugar a donde lo recluyeron sus padres por temor a que la relación con la joven María siguiera avanzando.

“El que estaba muerto era más que mi hermano (…) Habíamos compartido también una vida en secretos”, dice el personaje de María al momento de enterarse del fallecimiento de “Mi Gato”(como solía llamarlo), hecho que, escribe Almazán, hizo que el corazón de la actriz se convirtiera en piedra.

El escritor refiere que descubrió el incesto luego de una serie de minuciosas entrevistas con gente cercana a La Doña, así como a numerosas búsquedas de documentos oficiales, como el parte médico de la muerte de Pablo en el Colegio Militar (papel que tardó año y medio en conseguir). En ese documento se confirma el suicido. Además, el autor recuerda en lo que alguna vez María Félix contó al historiador Enrique Krauze: “Ningún amor tiene el perfume del incesto”. Por ello, Almazán no duda en aseverar que fue real: “Ésta es una historia de los amores que germinan dentro de una familia”.

La vida de María, que inició en Álamos, Sonora, un 8 de abril y se apagó en la Ciudad de México en esa misma fecha, 88 años después, se divide en tres grandes momentos, según Almazán: la inocente y enamoradiza María de los Ángeles Félix Güereña; la altiva y dominante nacida  en Doña Bárbara (Fernando de Fuentes, 1943), y, finalmente, la María “desmitificada” de 75 años, que daba entrevistas en su propia casa.
Comenta que la María nacida en el desierto de Sonora muere cuando se entera del fallecimiento de Pablo, “el único deseo por el que vivió”.
Años después llegaría la femme fatale, el mito cinematográfico que todos conocieron. Posteriormente, llegaría la senectud, la cual haría de ella una mujer “más sabia y tolerante”.

El escritor atribuye estas palabras al personaje central de sus textos:
“Pablo, sabías cómo seducirme. Tú reías al verme los pelos pegados a la cara y mi blusa blanca untada a mi cuerpo adolescente, tibio, dilatado por la presión de venir adherido al tuyo”.

Belleza de serpiente
La Félix tenía otro trauma.“Su belleza que no se podía doblegar nunca. Durante toda su vida tuvo que sostener el mito que ella misma creó. Murió sin amigos, hasta su hijo le huía. Ése fue el precio que tuvo que pagar por ser La Doña: la soledad”.

El momento clave, apunta Almazán, es cuando su padre la veta para siempre de la familia tras la muerte de Pablo. A partir de ese momento, María cambia drásticamente y soporta, “con estoicismo, la muerte civil que le dio su familia”.
Tiempo después, dice, se gestaría el mito, la mujer poderosa, refinada y afrancesada que adaptaba el cine a sus propios caprichos.

“Pese a y por toda su fama, María se aferra a la nada”. Justamente por eso, comenta, se identificó con La metamorfosis de Franz Kafka, obra que le hizo decir:
“Ésa soy yo, una piel que no acaba de ser la de alguien; soy la piel de quién sabe qué”.

María pasó por varios cambios de piel a lo largo de su vida. Se identificaba con la serpiente, animal muy atractivo para ella debido a la “cosmovisión yaqui” que le heredó su nana Jana, uno de los personajes centrales de la obra, quien sin saberlo le dio recursos para soportar lo que se le vendría encima el resto de sus días. La actriz solía lucir un brazalete de oro en forma de serpiente.

Sergio Almazán sostiene que María Félix sólo alcanzó la libertad al momento de su muerte. Consciente de haber realizado “sin juicios morales” la primera novela sobre La Doña, recuerda lo que alguna vez le dijo Carlos Monsiváis en 2006: “Yo nada más te recuerdo que ningún mito se sostiene 
sólo de verdades”. Y así fue como escribió “Acuérdate, María”, porque, asegura, “no podemos pensar en María sin un halo de misterio”.

Eduardo Bautista

El silencio de los ignorantes

Es imposible corregir abusos 
a no ser que sepamos que 
está sucediendo
Julian Assange

Los hombres viven, en general, el presente con una cierta ingenuidad; esto es, sin poder llegar a valorar exactamente sus contenidos. (1)
En nuestra era cibernética todo lo privado se vuelve público una vez que se comparte. No importa si son datos personales, fotos, videos, audios. No importa si lo que escribiste lo hiciste en chacota o en serio. No importa si pensaste que nadie lo sabría.

Todo lo que hagas en las redes sociales (!Sociales …. Looooo!) una vez que presionas el botón de publicar, compartir, me gusta, no me gusta, tus secretos o lo que piensas que son tus secretos y que supones que están protegidos como te dice la publicidad de los sitios que visitas eventual o constantemente, se transforman en públicos y de dominio popular.

Si sales a la calle encuerado y empiezas a gritarle a todos aquellos que te ven, ¿porqué me ven?, o eres estúpido, tienes algún retraso mental o definitivamente tu cerebro está desfasado completamente.

Así como los paparazis buscan a los famosos para fotografiarlos ya sea que estén en una playa, el campo, un restaurante, a la salida de un teatro, cine o evento, ellos están buscando atrapar a las figuras públicas. Los encuentran indispuestos y expuestos a ser fotografiados, sus secretos descubiertos así como las marcas de las ropas que quieren divulgar, la ropa que ellos usan, el color de sus bragas – si las tienen, sus maneras y modos de comer, beber y abusar, así también son y están los Netarazis, webnautas, navegaratzis, esperando la oportunidad de lograr el mismo objetivo, pero, no son sólo ellos los expertos, sino que todos los que usamos las redes, todos los que usufructuamos con los buscadores, que vemos tus posteos y los de miles más, que visitamos tus páginas o sabemos buscar en la nube, el interespacio, la triple w y más, todos, si todos nos encontraremos con las minucias de lo que consideras tú vida privada, que de hecho no lo es, una vez que pariste tu información y tus datos en la Red, ya dejaron de ser tuyos y privados.

Así que continua haciéndolo si quieres seguir siendo figura pública, de lo contrario empieza a darte cuenta que no tienes privacidad si compartes abiertamente tu información y busca solucionar en la medida que puedas el control de tu intimidad.

Lo que tú crees que es privado es público, y lo que crees que es temporal es permanente. Una vez que lo compartes con alguien, ya no controlas tu cacareada propiedad intelectual.
(Karen North, directora del programa Annenberg sobre comunidades en línea en la Universidad del Sur de California.)

(1)  Sigmund Freud

Mahtlahtli Ollin Tonalli

¿Neta?

El lenguaje político está diseñado 
para que las mentiras parezcan verdades, 
el asesinato un acción respetable 
y para dar al viento apariencia de solidez.
George Orwell

Todo empezó cuando estábamos botaneando en la mesa que miraba al jardín. Botellas de vino, caballitos tequileros, tazas de café y restos de comida presenciaban nuestros gestos intrigados por las preguntas que nos había hecho Julio Cesar que se retorcía sus anchos bigotes y sus furiosos ojos negros que continuaban hundiéndose en los nuestros.

Parecería que estaba cansado de esperar una respuesta de alguno de nosotros, se acomodó en el equipal cruzando una de sus piernas y entonces volvió a echar una mirada que nos abarcó completamente y vimos como si fuera en cámara lenta como su boca empezó a espetar las mismas preguntas que ya nos había hecho.

A ver carnalitos ahí les va otra vez:

¿Cómo una o un cantante que se dice rebelde, de izquierda, contracultural, luchador@ y representante de las demandas del pueblo avasallado puede aceptar trabajar para tiranos, dictadores, gobernadores, presidentes municipales, monopolios televisivos y radiofónicos que son quienes asesinan, vejan, encarcelan y mantienen subyugados a quienes ell@s dicen representar o que son con quienes se identifican?

¿Cómo la Eugenia León izquierdosa y defensora de los jodidos, acepta trabajar con un gobierno repleto de corrupción, nepotismo y prepotencia, que regala uniformes, y cubetas con productos comprados en las tiendas del esposo de la presidenta, aliviana a unos cuantos grupos que piensa son representativos de la población y engaña, engaña y roba, roba y roba?

¿Cómo es que la binacional Downs que se dice dizque defensora de los pueblos originarios, sus lenguas y sus tradiciones acepta trabajar en un festival inventado, pero que los comerciantes e incultos funcionarios municipales han ido pegoteando poco a poco, dejando un festival que nunca existió y que obviamente los pueblos originarios jamás practicaron, además que siendo un grupo de indígenas nahuas los gobernantes, sólo quieren ser criollos o actuar como conquistadores?

¿Cómo es que los representantes municipales de la cultura sólo declaran, aparecen y boletinean acerca de lo que cuesta o no el festival inventado de la matanza y no se dedican a representar la cultura, enseñarnos la verdad y dejar  de hablar de estupideces desinformadas?

 Mahtlahtli Ollin Tonalli et al

A %d blogueros les gusta esto: